té para tres

A causa de una infidelidad, un joven es llevado a una isla del pacífico, esposado a un árbol que crece en el interior de la selva y ejecutado de un tiro a quemarropa sobre la frente. La bala se interna en su cráneo y al alcanzar la pared posterior, empuja el cuerpo consigo, incrustándolo y uniendo su cadáver a la tierna corteza que ha servido como cadalso.

El cuerpo es abandonado e inicia un lento viaje por las fases de descomposición de la materia orgánica; tal vez es la luz del sol o la salinidad del ambiente, pero dicha descomposición comienza a tardar demasiado, lo suficiente para que el arbol siga creciendo y con dicho proceso, el cuerpo, ya reseco, vaya elevándose paulatinamente junto a la corteza a la que ha quedado unido.

Los años pasan y lo que fue un cadáver fresco, ha cedido a las fuerzas combinadas de la gravedad y su propio peso, desprendiéndose de la cabeza y siendo asimilado por la fauna y la flora del lugar, mientras que esta última, se ha internado en las entrañas más íntimas del árbol.

Se dice que una infusión preparada con el peculiar fruto, secado al sol, es capaz de curar la frigidez, deshacer matrimonios duraderos y llevar la mente a un estado de relajación tal que, resulta posible experimentar un orgasmo con el mero ritmo de la respiración.

One Comment

FAVOR DE NO DEJAR NINGÚN COMENTARIO, GRACIAS