232

En un remoto lugar a la mitad del oeste norteaméricano, en una larga hilera de unidades de uno de los muchos negocios de almacenaje que puntean el paisaje, se encuentra la unidad 232, el concreto delante de la puerta deslizante esta ligeramente arañado.