baile

Si alguno de ellos desea pasar por sabio, una sonrisa, un aplauso, un movimiento de orejas a manera de asno serán suficientes para hacer creer a los demás que él se halla al tanto de lo que se trata, pese a que en el fondo no entienda cosa alguna.


paradoja del escéptico

yo sonrío y espero paciente, a que nuestras miradas se encuentren; cuando eso ocurre, su rabioso chacoteo es interrumpido por el largo aullido de un coyote en la lejanía; y yo espero, espero con el rostro ligeramente echado hacia atrás, mi turno, para preguntar también, si es que de verdad, está seguro


sólo eso

¿Y en qué estabas pensando, de todas formas? Parece que tienes seis años. Vuelve a lo que hacías. No pasa nada. Ya planeabas alistarte para ir a la cama, de todas formas. En el baño, la cortina de la regadera se mueve. No, espera, cálmate. Tienes que dejar de asustarte a ti mismo: la cortina no se movió sola. Es tu imaginación, hiperactiva, perniciosa, llenando los espacios en donde no hay nada. Te miras en el espejo, te dices, en voz alta, segura: mi imaginación, sólo eso.