última voluntad

Una tarde, una pareja viaja por la carretera cuando a la distancia ve una silueta moviendo las manos por encima de su cabeza. Es una mujer. Está llorando.


simulacro

En la zona rural de Illinois, una compañía de juguetes puso a la venta muñecos “realistas” para madres futuras, que lloraban cada determinado periodo de tiempo y paraban al ser levantados y mecidos; si el bebé no era reconfortado, el llanto se agudizaba e incrementaba de volumen.


Pagando el internet

No parecían ser familiares, al menos no directos. “Oh, genial”, pensé, “van a pedirme cambio”. Y de pronto la atmósfera cambió. Ahí estaba, llenando un cheque en mi carro, con el motor aún encendido, apanicado por la aparición de dos mocosos. Estaba confundido, pero un abrumador sentimiento de miedo y extrañeza comenzaba a apoderarse de mí.


consecuencias de la lluvia

Caminas por la cuadra de tu casa, es un día gris, nublado, frío. Mientras algunas hojas secas se arrastran adelante de tus pasos, escuchas el distante, pero claro llanto de un bebé. Conforme caminas más, el llanto comienza a sonar como los suspiros de una niña.


escondite

Un hombre estaba tan emocionado por su ascenso que detuvo su carro delante de la puerta de su casa, pasando por encima de un enorme montículo de hojas secas y ramas que seguro su jardinero había olvidado levantar.