un escalón extra

Verás, los astronautas podemos ser graciosos, Karla, de la misma forma en la que siempre encuentro graciosas las estaciones espaciales en una película. Cuando algo anda mal en esas, las luces comienzan a parpadear, las alarmas suenan y hay una voz que dice “Emergencia, emergencia”; como si una mala iluminación y algunos ruidos fuertes pudieran ayudar en algo. Si algo sale mal en una estación, Karla, simplemente no hay tiempo para asustarse, para tener una emergencia.