Cabrárbol

¿Por qué no podía dar con la palabra? Era frustrante. Y la necesitaba justo ahora porque durante su novela, su personaje bromeaba con su chica sobre una subasta de cabras; le compraría una, siempre y cuando no creciera.