me alcanza para una coca de vidrio

Vendí mi silla godín inevitablemente rota luego de una guerra con mi trasero que duró 4 años. Me dieron quince varos por ella. #yaestoyemprendiendo