escondite

Un hombre estaba tan emocionado por su ascenso que detuvo su carro delante de la puerta de su casa, pasando por encima de un enorme montículo de hojas secas y ramas que seguro su jardinero había olvidado levantar. Le dio las buenas noticias a su esposa y después de que esta le felicitara, preguntó por su hijo. Estaba jugando afuera, en una fortaleza hecha de ramas y hojas secas.

2 Comments

FAVOR DE NO DEJAR NINGÚN COMENTARIO, GRACIAS