El hombre del hacha de Nueva Orleans

Édouard Martel era un fotógrafo e inventor francés no muy exitoso que viajó por los Estados Unidos durante las primeras dos décadas del siglo XX, buscando interés e inversionistas para un dispositivo que añadía un temporizador y un revelado automático a la popular línea de cámaras Kodak “Brownie”. Durante sus viajes tomó cientos de fotos automáticas para probar y refinar su invención.

A menudo se despertaría temprano, colocaría una cámara en algún lugar insospechado frente a las calles de la ciudad en la que se encontrara y luego andaría a algún café o bar cercano, capturando así imágenes cándidas de la vida del lugar que luego guardaría como recuerdo de sus andanzas. Las mejores de estas fotografías fueron seleccionadas para la primera y última galería de Martel, en Paris, 1922. Desafortunadamente, Martel murió desconocido y sin un centavo en la bolsa en 1955; dejando como única herencia a su hija Jeanne un legado de cajas y cajas con fotografías viejas, que debió revisar pensando en encontrar algo que valiera la pena de entre el nuevo alimento para los fuegos venideros. Fue durante este proceso que se encontró con esta foto, tomada en Nueva Orleans, fechada a la mañana del 28 de Octubre de 1919 algunas horas antes de que Martel tomara un barco de vapor para regresar a Francia.

Martel odiaba los blurs de movimiento en sus fotos porque creía que demostraban la falta de precisión y velocidad de su mecanismo de lentes. Este prejuicio lo había hecho descartar y arrumbar la que probablemente sería la fotografía más importante que tomara durante toda su vida.

4o14

¿Qué hace a esta fotografía tan especial?, la noche anterior a cuando fue tomada, el notable y aún por identificar asesino serial conocido por su mote “el hombre del hacha de Nueva Orleans” habría cometido su último asesinato, desmembrando a Mike Pepitone en su cuarto y luego huyendo de la escena del crimen justo cuando la esposa de Pepitone estaba descubriendo los restos. ¿Podría tratarse de él, regresando a su hogar? Es imposible saberlo, pero si lo fuera, la imagen reforzaría el remate de la leyenda (basado en el tembloroso testimonio de Pauline y Mary Bruno, inspirado en nada más que los prejuicios de la época) que declaraban que la capacidad para estas atrocidades le podían pertenecer solamente a un hombre negro.

FAVOR DE NO DEJAR NINGÚN COMENTARIO, GRACIAS