Por estas cosas te dejo

¿Qué me vas a decir eh? Vas a empezar con tus mamadas otra vez de que a las seis de la tarde con veintidós minutos del año de la cabra el evento nos borró a todos ¿no? Que somos irrelevantes y lo que sentimos y lo que sientes y lo que siento porque el evento reinicia toda la realidad.


Cabrárbol

¿Por qué no podía dar con la palabra? Era frustrante. Y la necesitaba justo ahora porque durante su novela, su personaje bromeaba con su chica sobre una subasta de cabras; le compraría una, siempre y cuando no creciera.