La parte más difícil del acto de desaparecer es respirar normal.